El hummus o puré de garbanzos, es un plato típico de la gastronomía árabe. Por lo general consiste en una mezcla de garbanzos, tahini, ajo y zumo de limón en proporciones variables, dependiendo de la zona. Es tipo faláfel pero en puré.

Hummus o puré de garbanzos

Recuerdo la primera vez que lo preparé. Como lo hice para llevarlo a la escuela y había leído que se comía con verduras crudas, cogí alguna zanahoria y un montón de cebolla y la metí dentro. Lo que pasó es que después de varias horas a temperatura relativamente cálida, el hummus había cogido todo el sabor de la cebolla y no había quien se lo comiera. He aprendido desde entonces a llevarlo tuppers separados.

Es una receta muy rápida y muy fácil de hacer; y más rápida aún si lo que se usan son garbanzos de bote. Eso sí, yo os recomiendo que compréis unos decentes y los hagáis vosotros mismos, pues tendrán más sabor.

Ingredientes (para 4 personas):

- 600 gr de garbanzos cocidosIngredientes para hacer hummus

- 2 cucharadas rasas de tahini (pasta de sésamo)

- 1 limón pequeño

- 2 dientes de ajo

- 60 ml de aceite de oliva virgen extra y un poco más

- Comino

- Sal

- Pimentón dulce

Elaboración:

Garbanzos cocidos con ajo, tahini y limón para hacer hummus

Reservamos parte del agua donde hemos cocido los garbanzos o la del bote.

Trituramos los garbanzos con los dientes de ajo pelados, la pasta de sésamo, el zumo del limón y los 60 ml de aceite. Después añadimos el agua de la cocción poco a poco hasta obtener la consistencia deseada, ni muy denso ni muy líquido. Después añadimos sal y comino al gusto.

Para servir el hummus, lo espolvoreamos con un poco de pimentón, lo regamos con una chorretada de aceite y ¡listo!

Pequeños consejos:Hummus

Las cucharadas de tahini, lo mejor es que sean rasas, pues como os paséis, el sabor a sésamo tapará el de los garbanzos. Es por esto que os recomiendo que uséis unos buenos garbanzos, ya que normalmente tienen más sabor.

Al gusto:

Podéis darle un toque picante si queréis, usando pimentón picante en lugar de dulce.

Y luego, a la hora de servirlo, lo más habitual es hacerlo acompañado de unas verduras crudas como zanahoria, cebolla… para mojarlas en el hummus, y cómo no, con pan de pita.

Catástrofe de hoy:

Al principio parecía que se me había ido la mano con el tahini, pero después de tener el hummus una noche en la nevera estaba estupendamente.

Fotos para abrir boca:

Pin It